Brainwriting

El Brainwriting es la versión eficaz y controlada del Brainstorming o de la Lluvía de Ideas. En vez de hablado, el Brainwriting se practica dibujando y anotando, lo cual conlleva varias ventajas. Primero, que todos pueden trabajar a la vez, mientras en el brainwriting la participación se limita a los que efectivamente hablan. Segundo, que el proceso no es susceptible a diferentes personalidades, clases ni culturas, haciendo que los participantes se sienten libre en apuntar lo que quieren. La última ventaja es que todas las ideas se guardan sobre papel, donde en cambio en un Brainstorming solo se guardan las ideas que el facilitador llega a apuntar.

Manual Thinking ofrece el formato ideal para aplicar este método: Las hojas se pueden pasar cómodamente entre los participantes, y las etiquetas se pueden organizar posteriormente sobre los mapas creando un Atlas de Ideas, una vista general de las ideas del grupo.


Para poner el método en práctica, divide tu equipo en grupos de 5 o 6 personas. Cada participante dibuja una primera idea en la etiqueta superior izquierda de una hoja de 6 etiquetas. Después de 2,5 minutos, los participantes pasan hoja a sus vecinos, todos en las misma dirección. Ahora, el vecino dibuja una nueva idea en la segunda etiqueta, construyendo sobre las ideas previas que encuentra en la hoja. El ejercicio se repite hasta que los 6 etiquetas de la hoja se han llenado.

Material Necesario: